Drogas: aspectos a considerar desde el punto de vista social - Oposiciones SagaOposiciones Saga

Drogas: aspectos a considerar desde el punto de vista social

drogas policia

Con el presente artículo, queremos mostrar al lector de forma locuaz y eficiente, alguno de los aspectos que afecta a nuestra sociedad de forma muy significativa, como es el caso de las denominadas “drogas”.

¿Qué son las drogas?

Son aquellas sustancias cuyo consumo puede producir dependencia, estimulación o depresión del sistema nervioso central, o que dan como resultado un trastorno en la función del juicio, del comportamiento o del ánimo de la persona.

Es toda sustancia capaz de alterar el organismo y su acción psíquica la ejerce sobre la conducta, la percepción y la conciencia. La dependencia de la droga es el consumo excesivo, persistente y periódico de toda sustancia tóxica.

El término drogas, visto desde un punto de vista estrictamente científico, es principio activo, materia prima. En ese sentido, droga puede compararse formalmente dentro de la farmacología y dentro de la medicina con un fármaco, es decir, que droga y fármaco pueden utilizarse como sinónimos. Los fármacos son un producto químico empleado en el tratamiento o prevención de enfermedades. Los fármacos pueden elaborarse a partir de plantas, minerales, animales, o mediante síntesis.

Existe una segunda concepción, que es de carácter social, según la cual las drogas son sustancias prohibidas, nocivas para la salud, de las cuales se abusa y que en alguna forma traen un perjuicio individual y social.

Conceptos básicos

USO: aquella forma de relación con las drogas en la que por su cantidad, su frecuencia o por la situación física y social del sujeto no se detectan consecuencias negativas inmediatas sobre el consumidor ni sobre su entorno. Podemos reconocer que casi todas las personas utilizamos drogas. Como de cualquier cosa, de las drogas se puede hacer un uso más o menos correcto.

ABUSO: aquella forma de relación con las drogas en la que, por su cantidad, su frecuencia o por la situación física, psíquica y social del sujeto, se producen consecuencias negativas para el consumidor y/o su entorno. “Mal uso o uso excesivo”, cuando sus efectos negativos son superiores a los positivos.

DEPENDENCIA: pauta de comportamiento en la que se prioriza el uso de una sustancia psicoactiva frente a otras conductas consideradas antes como más importantes.

DEPENDENCIA FÍSICA: el organismo se habitúa a la presencia constante de la sustancia, de tal manera que necesita mantener un determinado nivel en sangre para funcionar con normalidad. Cuando este nivel desciende por debajo de cierto límite aparece el síndrome de abstinencia. Este concepto está muy asociado a la tolerancia.

DEPENDENCIA PSÍQUICA: situación en la que existe un sentimiento de satisfacción y un impulso psíquico que exigen la administración regular o continua de la droga para producir placer o para evitar malestar. Es más costoso desactivar la dependencia psíquica que la física, ya que requiere introducir cambios en la conducta y en las emociones del sujeto que le permitan funcionar sin necesidad de recurrir a las drogas.

EFECTOS: la alteración que produce la sustancia en el momento de ser introducida en el organismo, y en el momento posterior es lo que se denomina efecto producido por la sustancia. Estos efectos no son constantes, sino que dependen de las dosis, la vía de administración, la propia persona y el contexto de uso.

ACCIÓN SOBRE EL SNC: por su acción, las drogas pueden ser depresoras, estimulantes o perturbadoras del Sistema Nervioso Central.

TOLERANCIA: es el acostumbramiento del organismo a una cierta toxicidad. El punto máximo de la tolerancia es diferente para cada persona y varia también con cada sustancia, su pureza, etc.

SÍNDROME DE ABSTINENCIA: conjunto de síntomas y signos que aparecen cuando se interrumpe la administración de la droga. Los signos y síntomas que el síndrome representa pueden ser muy variados; normalmente van acompañados de ansiedad y puede degenerar en un cuadro clínico de gravedad.

SINÓNIMOS DE DROGA: fármaco, sustancia, productos psicoactivos, productos químicos, tóxicos y estupefacientes narcóticos.

¿Cómo principia la gente a tener este problema?

No necesariamente porque tenga complicados problemas emocionales crónicos que requieran de tratamiento psiquiátrico. Aunque hay que reconocer que el hecho de que una persona tenga serias dificultades afectivas o de adaptación puede facilitar el inicio en el consumo, no necesariamente ha de ser la causa principal de la enfermedad.

Las razones por las que la mayoría se inicia en el consumo son más sencillas de entender. A continuación se revisan algunas de ellas.

PRIMERA RAZÓN: LA CURIOSIDAD: Quizás se trata de la razón más frecuente, la curiosidad, esto es, el querer saber qué es lo que se siente al consumirlas ya que hay tanta información errónea o distorsionada sobre el alcohol y sobre las drogas y también existe tanta desinformación que algunas personas, especialmente adolescentes (hombres y mujeres) desean saber qué les puede pasar si las prueban y aceptan hacerlo desconociendo tanto los efectos inmediatos como las consecuencias a corto o medio plazos (las consecuencias a largo plazo son pocas y fáciles de entender: Daños irreversibles en la salud, locura y/o la muerte).

SEGUNDA RAZÓN: LA PRESIÓN DE LOS “PARES”(conocidos o amigos del barrio). En ocasiones es muy importante sentirse aceptado en un grupo de amigos de la escuela o del barrio y por desgracia en algunas de esas camarillas o pandillas se ha puesto de moda el consumir bebidas alcohólicas sin control alguno o también el ingerir alguna droga ilegal o algún medicamento de los que requieren receta médica especial pero que se consiguen de otras maneras.
Para pertenecer a estos grupos o para permanecer en ellos hay que hacer lo que los demás hacen y algunas personas tienen gran necesidad de pertenencia por lo que aceptan lo que les pidan, aún y cuando saben que se están arriesgando a sufrir algunas consecuencias negativas. Esta presión de los pares es difícil de contrarrestar con regaños o “sermones” o señalando las terribles consecuencias del consumo de drogas.

TERCERA RAZÓN: LA NECESIDAD DE IMITAR A OTROS Cuando una persona quiere conseguir su propio y personal estilo de ser y de actuar, primero trata de imitar a sus semejantes que admira o que le agrada cómo se comportan y después adquiere para sí mismo algo de esos estilos de ser, convirtiéndolos en parte de su personalidad. Muchas personas se inician en el abuso del alcohol o de drogas por imitación, porque han visto que otros lo hacen y, aparentemente, no les ha pasado nada malo, al contrario, parece ser que son exitosos y esto último invita a seguir su ejemplo. Este fenómeno, el de la necesidad de imitar a alguien especial, es algo natural que se presenta en algunas etapas de la vida, sobre todo durante la pubertad y la adolescencia. El problema reside en el hecho de querer imitar a alguien que consume alcohol o droga.

Hay que señalar que la mayoría de los adictos al alcohol o a las drogas se inició consumiendo bebidas con contenido alcohólico durante su pubertad o adolescencia y bajo la “autorización” o invitación de alguien de mayor edad (familiar o amigo de la familia) al que le pareció que ya era oportuno que la persona inexperta aprendiera a sentir lo que sucede cuando se consume alcohol. A nuestras sociedades altamente tecnificadas y “civilizadas” les parece normal el hecho de que un adolescente demuestre que ya es hombre consumiendo fuertes cantidades de bebidas alcohólicas.

CUARTA RAZÓN: ALIVIO DE DOLENCIAS: Por el efecto obtenido (alivio o disminución del dolor físico o emocional, evitar el cansancio, el hambre o las tensiones), prescrito por algún médico durante un tiempo limitado y que la persona usuaria en cuestión decide continuar con el uso bajo su propio riesgo. En muchas ocasiones estos medicamentos se obtienen en el “mercado negro” o también utilizando falsos recetarios.

NARCOTRÁFICO

Podemos definirlo como el comercio clandestino de drogas adictivas prohibidas manejados tradicionalmente por carteles mafiosos y como una de las principales fuentes generadoras de dinero ilícito durante el último siglo. El narcotráfico abarca la producción, distribución y venta no solo de drogas tradicionales sino también de producción sintética a partir especialmente de la década de 1960. Los principales enclaves de producción de drogas tradicionales están en Sudamérica y en el denominado Triángulo del Oro del sudeste asiático.

Con múltiples vías de distribución, este próspero negocio viene abasteciendo principalmente los mercados consumidores de EE. UU. y Europa. La prosperidad de esta actividad ha corrido pareja desde los inicios de siglo con los esfuerzos prohibicionistas. Los ingentes fondos obtenidos clandestinamente a través de esta actividad se han abierto camino hacia la economía formal mediante sofisticadas prácticas de lavado de dinero a través de circuitos bancarios, para luego tomar posiciones en una amplia gama de actividades económicas de origen irreprochable. El poder corruptor de esta actividad se ha extendido mediante alianzas del más diverso origen con poderosos grupos económicos y financieros, organizaciones terroristas y hasta influyentes funcionarios de gobiernos.

A fines del siglo 20 la globalización económica le ha permitido consolidar, lo que puede calificarse de corporación internacional del crimen, con presencia en gran parte del mundo.

Para concluir, cabe mencionar las numerosas propuestas sociales y legislativas llevadas a cabo en relación a las medidas de prevención.

droga social