Inmigración. Algo más allá que una simple palabra - Oposiciones SagaOposiciones Saga

Inmigración. Algo más allá que una simple palabra

inmi

Cada individuo tiene una perspectiva diferente sobre la inmigración, dependiendo de múltiples factores como educación recibida, experiencias, difusión en los medios de comunicación y su entonación, así como las propias de nuestra cultura, costumbres, etc. De ahí que la posición adoptada por cada ciudadano es distinta a la de los demás, no solo en el fondo sino en las formas. A esto hay que añadir que dependiendo de la situación temporal concreta se adoptará una posición u otra.

Cabe destacar que cada uno de nosotros debe reflexionar sobre las circunstancias y problemas tan importantes que obligan a determinadas personas a atravesar un desierto y luego embarcarse en pateras para llegar a Europa, con los peligros que ello supone, no solo el trayecto sino la puesta a disposición de sus vidas a las mafias, las cuales operan sin ningún tipo de escrúpulos.

Se podría definir el concepto de migración como: “el desplazamiento de contingentes de personas de un lugar a otro, debido a una gran diversidad de motivos: religiosos, políticos, económicos, culturales, sociales, etc.”.

La mayor parte de las migraciones tienen un objetivo común: mejorar el nivel o calidad de vida, no sólo referido al terreno económico, sino al reconocimiento de derechos y libertades, mejora de la sanidad, proporcionarle mayores probabilidades y oportunidades a los hijos y familiares, ofertando o previendo un futuro mejor, etc.

Hay que recordar que España acoge a un gran número de residentes alemanes e ingleses, los cuales tienen motivos diferentes a otro tipo de inmigrantes: calidad de vida, clima, etc., así como la afluencia de gran número de turistas que vienen cada año por motivos culturales, de negocios, ocio, etc.

La UNESCO definió las migraciones como:

“Los desplazamientos de la población de una delimitación geográfica a otra por un espacio de tiempo considerable o indefinido.”

Hay que tener en cuenta que no se consideran migraciones los siguientes:

  • Desplazamientos turísticos, viajes de negocios o de estudios que debido a la ínfima temporalidad no influyen en la estructura social de la comunidad.
  • Tampoco influyen los cambios de residencia producidos en un mismo municipio, ya que no conllevan cambios político-administrativos. (Sí se ha de tener en cuenta el traslado producido del pueblo a la ciudad, así como la despoblación de ciertas áreas.

Las migraciones son procesos bastante complejos producidos en el espacio y tiempo, abarcando diversos subprocesos (emigración, inmigración, retorno) y afecta también a sujetos y colectivos variados (sociedad emisora y receptora y migrantes).

“Las Leyes de la Migración” (“The Laws of Migration”) de Ravenstein son la base en la que se asientan todas las teorías pues, aunque haciendo diversas matizaciones, parten de ella las diferentes teorías formuladas:

Teoría Clásica o Teoría de los Factores Push-pull, Teoría del Mercado de Trabajo, Teoría del Mercado Dual, Teorías de Orientación Marxista, Teorías sobre las Funciones de las Migraciones, Teorías de la Interdependencia o del Sistema Mundial, Teorías del Consenso, Teorías del Conflicto.

La principal relación existente deriva sobre los motivos o consecuencias que influyen a los sujetos a desplazarse, atribuidos la mayor parte a los desequilibrios económicos existentes en las diferentes áreas de nuestro planeta, tratando de predecir o establecer las causas por la que los individuos deciden abandonar sus hogares y trasladarse a otros lugares en aras de una mejora en la calidad de vida o condiciones.

Las teorías citadas, tratan de dar un enfoque económico directo, difiriendo en cuestiones tales como si el sujeto toma la decisión de emigrar por sí solo, valorando las consecuencias de esta decisión, si la inmigración es un fenómeno social más que individual, sobre la mano de obra y sus consecuencias, así como su producción, mejora de esta y consecuencias económicas en la economía de mercado y otros parámetros relacionados con esta, consenso o conflicto creado por la puesta en escena de nueva mano de obra en el mercado y los motivos de desencuentro de los nativos y foráneos, etcétera.

Otro punto en común, pero de menor importancia, es la durabilidad de la inmigración, así como las características propias de los individuos: cualificación, sexo, nivel académico, trabajos desempeñados por estos, etc.
Para concluir el presente artículo, cabe destacar los siguientes modelos de integración:

Pluralismo cultural:

Se refiere al modo de mantener la interacción, no al resultado o proceso de tal interacción, no integra las diferentes culturas, sino que propugna la heterogeneidad cultural, coexistiendo a la vez en el mismo lugar.

Este pluralismo cultural existente en una sociedad determinada enriquece a la sociedad en general, teniendo presente que ha de existir una cohesión social mínima; también trata sobre las dificultades de convivencia que surgen y la emergencia de una nueva sociedad.

Melting pot:

Es la reestructuración social acaecida como consecuencia de la llegada masiva de personas con diferentes culturas, hábitos, costumbres, modos de vida, etc., que influyen sobre la sociedad en la que se encuentran, cambiando a esta. Este proceso es de larga duración y en él intervienen diferentes generaciones.

La novedad de este modelo es que no solo refleja el cambio producido por los inmigrantes, sino también los producidos en la sociedad dominante o receptora como consecuencia de la interacción entre los diversos sujetos.

Asimilación:

Este modelo hace referencia a la integración de grupos minoritarios a una sociedad nueva, la cual posee unas pautas culturales, costumbre y modos de vida general que difieren de las originalmente aprendidas por ellos, por lo que asimilan la cultura dominante, absorbiendo y tomando como propios los nuevos valores, para una mejor adaptación e integración al medio en el que desarrollan su vida cotidiana.

Hay que tener en cuenta que el planteamiento de la integración de los inmigrantes se suscita cuando se produce una incorporación masiva o duradera en el tiempo de población procedente de culturas, etnias, razas o religiones diversas en una sociedad previamente establecida. Dicho proceso, cuando es masivo, étnicamente diferenciado y/o duradero en el tiempo, produce una inestabilidad inicial que, necesariamente, ha de solventarse.