Sobre la promoción interna en la Policía Nacional - Oposiciones SagaOposiciones Saga

Sobre la promoción interna en la Policía Nacional

promocion interna

Ser miembro de uno de los cuerpos policiales más avanzados del mundo, como es la Policía Nacional de España, merece el esfuerzo, merece la pena.

Una vez conseguida esa meta, el policía nacional puede optar a asumir más responsabilidades mediante el ascenso entre las escalas y categorías que conforman la estructura de la organización policial, a la vez que sube su automotivación y estima personal.

El ascenso en el Cuerpo Nacional de Policía está configurado con una doble finalidad: por una parte, crear mandos, a todas las escalas, que se hayan nutrido en escalas inferiores y, por otro lado, el indudable factor motivacional, referido anteriormente, que supone a los miembros de la institución policial llegar lo más alto que puedan, teniendo en cuenta los requisitos necesarios para el ascenso y las decisiones personales y profesionales que cada uno adopte sobre su vida.

La importancia de la promoción, en consonancia con lo dicho en el párrafo anterior, se encuentra recogida en la propia Ley de Personal de la Policía Nacional, donde se garantiza a sus componentes, los policías, la posibilidad de desarrollar su carrera mediante la promoción horizontal o vertical, todo ello con el objetivo de satisfacer sus necesidades y las propias expectativas.

La promoción vertical

En este artículo, nos referimos, de acuerdo a su título, a la promoción vertical y, en concreto, dejando a un lado el acceso a la escala ejecutiva, categoría Inspector, mediante un proceso de oposición libre, “desde la calle”, nos centramos en lo que como policías nos permite la normativa en lo referente al ascenso y a la promoción interna.

De este modo, la posibilidad que se da a todos los policías nacionales, desde la publicación de la Ley de Personal, Ley Orgánica 9/2015, de ascender desde la escala básica (a Oficial) a la escala superior (Comisario Principal) por las modalidades de concurso oposición y por antigüedad selectiva, ha supuesto la normalización del sistema de ascenso en el Cuerpo Nacional de Policía.

Si quieres consultar la referida Ley Orgánica de Régimen de Personal de la Policía Nacional (ES).

Así, el modelo de promoción interna en la Policía Nacional de España, mediante estos dos procesos, está sujeto a los principios que el sentido común y que cualquier procedimiento interno de ascenso debe garantizar en cualquier órgano, institución, etc… que, en sí y básicamente, son:

  • la igualdad de condiciones y
  • la valoración de los méritos.

En definitiva, lo que se busca es que pase el mejor preparado; todo ello en consonancia con las garantías de transparencia que debe regir la actuación de la administración pública y encaminado al propio beneficio de la institución policial en cuanto a que el mando de la misma será ejercido por los mejores.

Una vez dicho lo anterior, analizaremos cómo se desarrollan las pruebas de ascenso por promoción interna.

El concurso-oposición

En lo referente a la modalidad de concurso-oposición las pruebas que deben superar los opositores son las mismas para el ascenso a cualquier escala y categoría: unos cuestionarios psicotécnicos, un examen tipo test que valora la preparación del temario publicado en la Orden General y unas preguntas a desarrollar en lo que se denomina “caso práctico” que versa sobre los conocimientos que rigen la actividad policial (a nivel jurídico, sociológico y técnico-profesional).

La antigüedad selectiva

Por otro lado, el procedimiento denominado antigüedad selectiva varía del anterior, no solo en el requisito de años de antigüedad en el Cuerpo para presentarse por esta modalidad, sino también en las propias pruebas a realizar que, en este caso, consisten en un cuestionario psicotécnico y de personalidad al que hay que sumar una entrevista con el tribunal que valora la capacidad del opositor sobre su trayectoria, méritos y conocimientos teóricos, técnicos y prácticos que rigen la acción policial.

En próximos artículos analizaremos, curso por curso, cómo aconsejamos la preparación de la oposición a las diferentes escalas, con el objetivo de mejorar la eficacia y, por qué no, la eficiencia del esfuerzo que el opositor debe llevar a cabo para culminar con éxito su esfuerzo.