Las prioridades de la Unión Europea en la lucha contra la delincuencia graveOposiciones Saga

Las prioridades de la Unión Europea en la lucha contra la delincuencia grave

delincuencia

¿Sabías que la seguridad interior de nuestro país viene marcada no sólo por la planificación estratégica que hace el Ministerio del Interior sino por las políticas públicas de seguridad marcadas por la Unión Europea (UE) de acuerdo con las prioridades globales de seguridad?

¿Sabías que la actividad policial de lucha contra todas las formas graves de delincuencia viene establecida por la UE?

Efectivamente, los países integrantes de la Unión Europea son soberanos para establecer, entre todas aquellas, medidas en materia de seguridad que consideren necesarias para amortiguar el asentamiento y el crecimiento de la delincuencia en sus territorios.

Si bien la propia pertenencia a la UE implica la aceptación de compromisos de acción comunes de lucha contra la delincuencia grave, no es menos cierto que las propias características de la delincuencia organizada grave, entre las que destaca su aspecto global y trasnacional, implican, por sentido común, una lucha integral por parte de todos los Estados miembros.

Y esto se establece mediante el ciclo de actuación de la Unión Europea (UE) para afrontar las más importantes amenazas que la delincuencia supone para su territorio. Cada ciclo dura cuatro años y optimiza la coordinación y cooperación sobre unas prioridades establecidas.

Para determinar qué amenazas van a abordarse, se recurre a la inteligencia criminal y luego se llega a un acuerdo político. A lo largo del ciclo se invita a todos los servicios e interesados afectados, tanto nacionales como de la UE, a asignar recursos y a reforzarse mutuamente en sus actuaciones.

Asimismo, se hace un seguimiento de las amenazas incipientes para estar en condiciones de responder a ellas con eficacia.

Prioridades en la lucha contra la delincuencia en el ámbito de la UE

Para el ciclo político 2018-2021 la UE ha marcado las siguientes prioridades con respecto a la delincuencia organizada:

  • Combatir la ciberdelincuencia,
    1. poniendo trabas a las actividades delictivas relacionadas con los ataques contra los sistemas de información, en particular las que responden a un modelo de negocio de «delito como servicio» y hacen posible la delincuencia en Internet;
    2. combatiendo el abuso y la explotación sexual de menores, incluidas la producción y difusión de material sobre abuso infantil, y
    3. persiguiendo a los autores de delitos de fraude y falsificación de medios de pago distintos del efectivo, incluido el fraude a gran escala con tarjetas de pago (especialmente el fraude sin presencia física de tarjeta), así como las amenazas emergentes para otros medios de pago distintos del efectivo, que posibilitan la perpetración de actividades delictivas.
  • Dificultar las actividades de los grupos delictivos organizados implicados en el tráfico al por mayor de cannabis, cocaína y heroína en la UE; combatir las redes delictivas implicadas en el tráfico y la distribución de múltiples tipos de drogas en los mercados de la UE, y reducir la producción de drogas de síntesis y de nuevas sustancias psicotrópicas en la UE, así como desmantelar los grupos delictivos organizados que participan en su producción, tráfico y distribución.
  • Dificultar las actividades de los grupos delictivos organizados que facilitan la inmigración ilegal, prestando servicios de intermediación a los migrantes irregulares a lo largo de las principales rutas migratorias que cruzan las fronteras exteriores e interiores de la UE, con especial atención a aquellos grupos cuyos métodos ponen en peligro la vida de las personas, a quienes ofrecen sus servicios por Internet y a quienes recurren al fraude documental como parte de su modelo de negocio.
  • Combatir la delincuencia organizada contra la propiedad, concentrando los esfuerzos en grupos delictivos organizados de gran movilidad que cometen robos y asaltos organizados en toda la UE. En esta prioridad han de incluirse los grupos delictivos organizados que usan nuevas tecnologías o contramedidas reforzadas susceptibles de beneficiarse de la falta de interoperabilidad de las herramientas de vigilancia transfronteriza.
  • Combatir la trata de seres humanos en la UE destinada a toda forma de explotación, incluidas la explotación sexual y laboral, así como a toda forma de trata de menores.
  • Minar la capacidad de los grupos delictivos organizados y de los especialistas que cometen fraude en el ámbito de los impuestos especiales y fraude intracomunitario (conocido como fraude «del operador desaparecido»).
  • Dificultar las actividades de los grupos delictivos organizados que participan en el tráfico, la distribución y el uso ilícitos de armas de fuego.
  • Dificultar las actividades de los grupos delictivos organizados que cometen delitos contra el medio ambiente, en particular los delitos contra la fauna y flora salvajes y el tráfico ilícito de residuos.
  • Combatir las operaciones financieras delictivas y el blanqueo de capitales y facilitar la recuperación de activos con el fin de confiscar efectivamente los ingresos ilícitos de los grupos delictivos organizados, dirigiendo especialmente las medidas contra los carteles de blanqueo de capitales que ofrecen estos servicios a otros grupos delictivos organizados y contra los grupos de tal índole que hacen un uso frecuente de nuevos métodos de pago para blanquear los productos del delito.
  • Combatir el fraude documental en la UE, dirigiéndose especialmente contra los grupos delictivos organizados que participan en la producción y entrega de documentos falsos o fraudulentos a otros delincuentes.