Psicotécnicos en las actuales oposiciones a policía nacional (ACCESO LIBRE) - Oposiciones SagaOposiciones Saga

Psicotécnicos en las actuales oposiciones a policía nacional (ACCESO LIBRE)

psicotecnicos policia

Una de las pruebas eliminatorias de todo proceso selectivo en el ámbito de Policía Nacional es la que consiste en la realización de uno o varios ejercicios psicotécnicos.

Aunque se encuentra igualmente en los procesos selectivos de acceso libre como en los de promoción interna, parece evidente que sigue una evolución dispar en cada uno de los dos grandes grupos de oposiciones. En el presente artículo nos centraremos en los procesos selectivos de acceso libre, tanto a la Escala Básica como a la Escala Ejecutiva.

Psicotécnicos en oposiciones a policía nacional

Presente en las oposiciones desde que uno conserva la memoria, su peso relativo en la oposición ha ido evolucionando considerablemente, tanto en lo que se refiere al momento en que tenía lugar, como en lo concerniente a la criba de opositores que debía llevar a cabo.

Si en otras épocas constituía un escollo considerable al que muchos opositores temían sobre manera, en las últimas convocatorias se ha convertido en una prueba residual, con escasa trascendencia y en la que se queda en el camino un reducido número de candidatos. Sin embargo, todos los procesos selectivos dejan pero que muy tocados a esas personas que se quedan al borde de la orilla, después de un largo trecho nadando…

Desde la paradigmática convocatoria de Escala Ejecutiva de 2015, en la que quedaron 76 opositores para 75 plazas, a expensas exclusivamente de la prueba final de psicotécnicos, se va repitiendo el esquema, con parecidas, si bien no tan extremas, proporciones. En la última prueba, de la oposición a Escala Ejecutiva de 2016, celebrada en el mes de marzo de 2017, quedaban 133 candidatos para 125 plazas. La ratio entre plazas y opositores es absolutamente de ensueño… Pero en ese momento ocho sueños se truncaron y ocho personas sufrieron un duro revés.

En las oposiciones de acceso a la Escala Básica viene pasando lo mismo y lo mismo se va a repetir en pocas (no tan pocas, según el criterio de los afectados) semanas. De nuevo nos vamos a encontrar con una prueba final en la que, porcentualmente, muy pocos de los candidatos concurrentes se van a quedar fuera de Ávila… Pero, más allá de los porcentajes, cada opositor debe esforzarse por no ser uno de ellos.

Plan de actuación

Efectuando un análisis de las últimas convocatorias, en lo que a los psicotécnicos se refiere, atendidas las circunstancias del número de opositores supervivientes en dicha prueba y de las notas de corte registradas en las últimas pruebas, podemos llegar a una primera conclusión: solo está cayendo, no llegando al ansiado ‘apto’, el opositor que no consigue unos mínimos razonables. Las notas de corte no suponen en ningún caso una calificación mínima exigida para considerar adecuadamente realizado el ejercicio… Si en el extremo año de las 75 plazas, obtuvo el apto un opositor que consiguió poco más de un 1 sobre 10, ello solo se explica porque ‘el que se quedó fuera’ no fue capaz, por lo que fuera, de sacar una nota más alta… quedándose con su plaza los restantes 75 candidatos.

Esa conclusión, propia del mismísimo Perogrullo, nos lleva a preguntarnos: ¿cuál es el motivo de no superar esos mínimos? Si en aquel caso se pudo deber a un error tan ‘inocente’ como equivocarse en la marcación de la hoja de respuestas o a un bloqueo mental exagerado (ignoro las circunstancias concretas), en una situación más normal, en la que sea un 5% o un 10% el que tiene que caer en la prueba, seguramente nos resulte bastante con entender adecuadamente el ejercicio y proceder con calma a la resolución del mismo, hasta donde nos dé tiempo.

Actuando con máxima tranquilidad, si nos aseguramos de que hemos entendido bien el ejercicio y comprobamos la columna de la hoja de respuestas en la que debemos contestar, no alterando el orden de las preguntas, seguramente con ello habremos obtenido el pasaporte para Ávila, tal y como está concebida la prueba últimamente.

No perdamos de vista que normalmente la prueba consta de dos ejercicios distintos, con lo que deberemos repetir el proceso anteriormente reseñado.

Pero con estas pautas, evidentemente, no tenemos ni para empezar… ¿Qué estrategia debemos seguir, propiamente, al acometer esta prueba? Esa pregunta será objeto de ulterior análisis.