¿Quiero ser policía?Oposiciones Saga

¿Quiero ser policía?

Cuerpo Nacional de Policia

La preparación para el ingreso en la escala básica de la Policía Nacional supone abordar una oposición llena de numerosas trabas y dificultades, donde se torna imprescindible la máxima ilusión, dedicación y constancia.

Formar parte de una de las instituciones mejor valoradas por los ciudadanos, no es fácil, ya que la ratio opositor-plaza es elevada, si bien para nada imposible.

Hay que tener claro hasta qué punto queremos conseguir este objetivo y si, en realidad, estamos preparados mentalmente para conseguirlo.

Como opositor, sabiendo claramente cuáles son las pruebas de este proceso, debemos ser conscientes de que se tiene que aprobar cada una de ellas de manera independiente, por lo que se deberá dar la misma importancia a cada una de las mismas.

En primer lugar, es imprescindible crear nuestro ambiente de estudio, un lugar donde nos sintamos cómodos para estudiar, sin ruidos, con buenas condiciones de luz, una buena mesa de estudio y una buena silla; a partir de ahora, ese será el lugar donde más vamos a desarrollar nuestra vida.

Es sumamente necesario desde el primer día elaborar un cronograma de actividades debiendo cumplirlo a rajatabla.

La oposición no será fácil, pasaremos a ser el “bicho raro” que siempre está estudiando, pasando eternas jornadas delante de libros, sintiendo la soledad en numerosas ocasiones, siendo los grandes incomprendidos.

No podremos disfrutar de largas vacaciones, no podremos alejarnos de los libros más de un día. Llegará un momento en que no sabremos ni en qué estación de año estamos porque nuestra mente sólo estará en la rutina de trabajo.

Deberemos de trabajar duro, muy duro, como si hoy fuese el último día, pensando que cuando estés descansando otros estarán trabajando para lograr el objetivo. Debemos ser constantes.

Nos perderemos muchas cosas, pero el precio de la recompensa es indescriptible y lo que vamos a ganar supera con creces lo que vamos a dejarnos por el camino.

Tenemos que ser conscientes de que, por algún motivo, en la primera ocasión, tal vez no logremos alcanzar el objetivo. En este caso no vale poner excusas, no vale echar a los demás la culpa de nuestros fracasos, no vale decir que hemos tenido mala suerte, seguiremos trabajando duro para logar la meta final y si no estamos preparados para ello es porque, entonces, no queremos realmente conseguirlo.

Cuando estemos cansados, incluso muchas veces agotados, es el momento de imaginar cómo nos va a cambiar la vida en el momento en el que veamos el apto final, logrando así una automotivación necesaria para superar todo este proceso.

El proceso tiene fecha de caducidad por lo que el momento es ahora, mañana es tarde, un año de preparación por el resto de tu vida.

Con todo esto lograremos una gran disciplina y fortaleza mental para afrontar con garantías el proceso.

Se hace necesario comenzar la preparación con tiempo suficiente, debiendo tener como objetivo el opositor estar perfectamente preparado en el momento en el que se convoca el proceso selectivo, disponiendo de esta manera de tiempo suficiente para pulir la preparación a todos los niveles: tanto desde el punto de vista de la preparación física, para llegar perfectos a la fecha de la prueba, como desde el punto de vista del examen de conocimientos, con tiempo para suficientes repasos.

Es el momento de ser egoísta, es decir, como opositor solo tengo que pensar en la oposición, por lo que lo demás lo debemos dejar a un lado. En esto se incluye el realizar cualquier actividad que puede suponer algún riesgo físico impidiendo la realización de las pruebas físicas.

Se hace también sumamente importante el evitar todo tipo de rumores y consultas en foros no fiables ya que lo único que vamos a conseguir es desviar toda nuestra atención de lo verdadero importante.

Llegado el día de realización de las pruebas, es el momento de mostrar todo lo que hemos trabajado por lo que acudiremos con la mayor tranquilidad posible confiando en nosotros mismos.

Constancia, dedicación, disciplina, aspectos necesarios para superar esta oposición formando parte de una nueva vida, que es lo que representa la Policía Nacional.

Y por si fuera poca la motivación interior, deberemos tener siempre presente que la ocasión, este año, es pintiparada: TRES MIL DOSCIENTAS UNA PLAZAS CONVOCADAS.