Superación, nombramiento, acatamiento y toma de posesión - Oposiciones SagaOposiciones Saga

Superación, nombramiento, acatamiento y toma de posesión

Jura

Quienes ahora mismo lean estas cuatro palabras sabrán que son los cuatro requisitos necesarios para adquirir la condición de funcionario de carrera, como así viene recogido en el temario de preparación para el ingreso en la Policía Nacional.

Cuatro palabras respecto de las cuales hoy os queremos hacer partícipes, a todos los que estáis estudiando, respecto de su verdadero significado, mucho más allá de las definiciones establecidas por el Estatuto Básico del Empleado Público.

Veámoslas por separado.

Superación. Una palabra de fácil escritura e insultante pronunciación. Podríamos hablar de este aspecto infinitas líneas. Más allá de su más elemental significado, no será hasta bastante tiempo después cuando realmente lo apreciemos en su máxima extensión.

Nombramiento. Llega el momento después de un largo camino lleno de obstáculos. Primero fue la oposición, luego el periodo en la Escuela Nacional de Policía y, por último, las prácticas en las distintas comisarías de Policía Nacional.

De nuevo te vuelves a encontrar con tus compañeros, con aquellos que compartiste mil y una historias y confesiones. En los corrillos de todos ellos, se pueden escuchar numerosas experiencias profesionales ocurridas durante el período de prácticas. Como, por ejemplo, aquel compañero que tuvo que correr detrás de unos delincuentes que acababan de empotrar un coche en una joyería; el que ayudó a una mujer que se puso de parto en medio de la calle; el que cuando fue a un domicilio se encontró con una persona con graves problemas psicológicos y no sabía cómo calmarla; o simplemente… cuando hacemos mención a ese compañero fallecido en acto de servicio y se nos pone un nudo en la garganta…, entonces ahí, se acaban las historias.

Es el momento de la jura del cargo. Todos radiantes colocados en una precisa formación, mirando de reojo continuamente a la placa insignia sobre nuestro uniforme. Nuestras familias nos observan enorgullecidos, madres, padres, hermanos, sobrinos, pareja, hijos, amigos. Solo ellos saben lo que cuesta conseguir la primera palabra de la que hablé al inicio, superación, porque también ellos son partícipes de ese gran día, han sabido sufrir a nuestro lado.

El acto transcurre mientras tu mente se aísla de todo. Vienen numerosos recuerdos. De cómo fue la idea de presentarse a la oposición. Del primer día que abres los libros y no sabes ni por dónde empezar. De la pista de atletismo y su frío, donde tenías que ir a preparar las pruebas físicas. De la gente que te decía que no valías para esto, que era muy difícil. De las primeras veces que suspendiste la oposición y creías que jamás lo conseguirías. De aquel apto que te cambió la vida. De las enormes ganas de entrar en Ávila y de las no menos grandes por salir. Del primer día de prácticas donde no sabías ni como pedir el DNI a un ciudadano.

Buscas entre el tumulto de la gente a tu ser más querido para expresarle visualmente tu agradecimiento, su paciencia y su gran apoyo cuando nadie creía en ti.

Es difícil contener la emoción y, a su vez la rabia, en el momento en el que se recuerda a todos aquellos que han caído en acto de servicio, podríamos ser cualquiera de nosotros en algún momento.

Acatamiento. Definido en la rae como “tributar homenaje de sumisión y respeto”. Para quienes integramos la Policía Nacional supone un valor añadido constituyendo antes que una obligación, un verdadero honor. Defender nuestra Constitución es garantizar una verdadera sociedad democrática, algo por lo que lucharon nuestros antepasados.

Concluye el acto con el lanzamiento de gorras y abrazos entre amigos y compañeros a los cuáles, muchos de ellos, no volveremos a ver….
Con el título que acredita nuestra nueva condición, es hora de compartir emociones con nuestras personas más allegadas. Fotos, besos, abrazos, risas, es el escenario que se puede ver en ese momento.

Toma de posesión. Último requisito. Muy probablemente lejos de nuestros domicilios, nos presentamos en los nuevos destinos para tomar posesión del mismo. Nueva ciudad, nuevos compañeros, con la soledad a cuestas, empieza otra parte increíble de esta bonita historia y forma de vida que es la Policía Nacional.

Aprovecho estas líneas para dar la enhorabuena a mis compañeros de la XXIX promoción de la Escala Ejecutiva por la próxima jura del cargo. Gracias por la nueva amistad y sus confesiones. Gracias a ti, que te estaré buscando con la mirada entre todo el tumulto para agradecerte tu enorme paciencia y buscando el perdón por tantas ausencias.

Opositores y futuros compañeros: superación, nombramiento, acatamiento y toma de posesión. Ahora os toca a vosotros.