Socialización y delincuencia - Oposiciones SagaOposiciones Saga

Socialización y delincuencia

Empezaremos este artículo con una pregunta que tienen una amplia y compleja respuesta.

¿Es la causa de la delincuencia la falta de socialización?

Las causas de la delincuencia son múltiples y resulta extremadamente sencillo y simplista acotar a un solo motivo, por muy importante que este sea, la existencia de la delincuencia en la sociedad.

Lo primero que tenemos que hacer es comprender la definición de “Socialización”.

¿Qué es la socialización?

El concepto de socialización o sociabilización refleja el proceso por el cual los individuos acogen los elementos socioculturales del contexto social en el que se encuentran, mediante la interrelación con el resto de los individuos, de modo tal que se internalizan los conceptos acerca de la realidad a su personalidad durante el desarrollo del proceso de adaptabilidad social. En otras palabras, es al relacionarse con las demás personas cuando el individuo adquiere las perspectivas, las pautas, normas y valores culturales de una determinada sociedad y en un momento histórico en particular.

La socialización tiene varias etapas y se realiza por determinados agentes:

Etapas:

Primaria: Se desarrolla en la primera parte de la vida, cuando el individuo va convirtiéndose en miembro definitivo de la sociedad en la que vive. Cargada de aspectos afectivos. Sus características son:

  • Bajo nivel de abstracción en la comprensión de las normas. Éstas se irán interiorizando y generalizando hacia lo que debe hacer o no.
  • Finalizará cuando consiga establecer la diferencia entre lo concreto y lo general.

Secundaria: Se dará a lo largo de la vida. El individuo se va integrando en distintos submundos y, en cada uno de ellos tendrá que desarrollar un rol diferente.

Agentes:

Son aquellos sujetos que, a través de un proceso de socialización, van a promover los cambios de actitudes, creencias y comportamientos.

Los agentes son los que van a traducir el mundo, transmitiendo información, actitudes, formas de comprender la realidad y todo lo que está bien o está mal, sobre lo que se puede hacer o no se puede hacer. De esta forma el niño irá comprendiendo el significado de las normas, irá interiorizándolas e irá asumiendo su lugar dentro de los grupos sociales en los que se encuentre.

Cabe destacar los cinco agentes de socialización más importantes:

La familia

  • fuerte carga afectiva
  • modelo claro de imitación
  • primeras experiencias del niño

La escuela

  • entra en contacto con el grupo de iguales
  • aprende diferentes hábitos, de estudio, etc. (hoy en día los niños comienzan antes el periodo escolar, con lo que se duplican los agentes de socialización a edades muy tempranas)

Grupos de edades

  • asignación de roles
  • cultura del grupo termina predominando sobre la de la familia

Los medios de comunicación

Los juegos

En primer lugar, nos vamos a fijar en la familia, institución que ha sufrido muchos cambios y que continúa en evolución. Diferentes formas familiares dentro de la familia nuclear, entre la que destacamos la monoparental, y a la que tenemos que añadir aquella en la que alguno de sus cónyuges o ambos pasan largas temporadas fuera de casa. El aumento de las separaciones, divorcios, etc. Todas estas situaciones están afectando de una manera u otra a los procesos de socialización de los niños.

La escuela se convierte, por tanto, en receptora de nuevos retos en la educación y en el proceso de socialización. Retos a los que tiene que ir dando nuevas respuestas y nuevas formas de educación, formas que respondan realmente a las necesidades que una sociedad tan plural como esta está exigiendo.

Otro de los agentes de socialización objeto de nuestro análisis es el de los medios de comunicación, en concreto la televisión. Agente que ejerce una gran influencia en la vida diaria. Es el único agente capaz de llegar a tanta gente a la vez y con un impacto tan fuerte.

Utilizaremos la hipótesis que describe Neil Postman para ver la influencia de la que hablábamos. Según Postman la socialización familiar tradicional se basaba en la existencia de la niñez como categoría especial.

La distinción entre niñez y adultez es la existencia de ámbitos desconocidos, secretos. Estos se iban revelando de forma progresiva. Postman se refiere a los secretos agrupándoles en tres categorías: a) sexualidad, b) la violencia y c) la competencia de los adultos para dirigir el mundo, y mantiene la hipótesis de que la televisión ha modificado radicalmente esta situación al suprimir la barrera que imponía la lectura para el acceso a la información.

La televisión trae consigo el surgimiento de una estructura de comunicación que provoca la desaparición de la niñez. A todo esto, hay que añadir que la televisión discrimina muy poco en la información que da ni en las franjas horarias en las que las ofrece, dando acceso a dicha importación a cualquier tipo de personas, pequeños, mayores, niños o niñas.

Si entendemos la socialización como el proceso mediante el cual se transmiten y asimilan las normas, interiorizándolas como parte de nuestra cultura, y en el que nuestro padres toman una importancia muy relevante, especialmente en la infancia, entenderemos como falta de socialización la carencia de esa asimilación de la que hablábamos, el fallo en la conceptualización de esas normas, ya sea por no se han sabido transmitir correctamente o por que el individuo no sea capaz, por alguna disfuncionalidad, de hacer que esas normas formen parte de su yo.

Encuestas realizadas en los últimos años demuestran cómo se valora por el conjunto de los ciudadanos la tipología de las causas de la delincuencia, atribuyendo una mayor trascendencia a las causas de índole social.

TIPOS DE CAUSA DE LA DELINCUENCIA

Preguntados por el tipo de causas de tipo institucional, los ciudadanos otorgan a la tolerancia del Ordenamiento jurídico con la delincuencia una mayor preponderancia, por encima de la ineficiencia o de la corrupción del sistema.

CAUSAS DE TIPOS SOCIAL

En cuanto a las causas de índole social, vemos que la marginalidad y la desocupación (paro), con un 36 y un 42 %, respectivamente, se ven como la principal causa de delincuencia, por encima de lo que podríamos denominar causas inherentes al propio individuo (enfermedad mental, adicción a las drogas, etc.).

A continuación, una encuesta realizada por el CIS en el junio de 2003. Se ofrece el enlace para obtener una mayor información al respecto.

¿Cuáles cree Ud. que son las principales causas de la delincuencia en la actualidad? (MÁXIMO DOS RESPUESTAS)

Como vemos existen muchas causas para que se produzca la delincuencia, no solo es fruto de la falta de socialización. También puede pasar que con una buena socialización el individuo delinca, ya sea por factores externos (provocación, o sea víctima de las circunstancias) o internos (patologías).

David T. Lykken, en su libro “Las personalidades antisociales”, hablando de las causas de la delincuencia y de la violencia, dice que la especie humana fue diseñada por la selección natural para vivir con relativa armonía en extensos grupos familiares y que, del mismo modo que desarrollamos una disposición innata para aprender a hablar, también desarrollamos una tendencia a aprender y obedecer normas sociales básicas, a criar a nuestros hijos y a ayudar a nuestros vecinos y a contribuir en el esfuerzo del grupo por sobrevivir.

Pero, al igual que con la habilidad para adquirir el lenguaje, es necesario provocar, desarrollar y practicar en la infancia nuestra disposición innata a socializar de estas maneras. De lo contrario, nos quedaríamos sin poder hablar y también, quizá, permanentemente incapaces de socializar.

Dice Lykken que, en las sociedades tradicionales, en las que los niños se socializan en comunidad, tal y como nuestra especie se ha adaptado evolutivamente, se cometen pocos delitos y los infractores persistentes suelen ser personas con un temperamento innato que les ha dificultado la socialización de un modo especial. Éstas son las personas a las que denomina psicópatas.

Nuestra sociedad moderna ya no confía la tarea básica de socializar a los niños al clan familiar, sino a los dos padres biológicos del niño que colaboran como un equipo. Sin embargo, esta responsabilidad vital se está confiando cada vez más a progenitores solteros, generalmente madres inmaduras o que también han tenido problemas de socialización. Los productos salvajes de los progenitores indiferentes, incompetentes o agobiados son las personas a las que llama sociópatas.

Dice que es posible que nuestro grado de socialización no esté tan determinado por la genética como lo están nuestras aptitudes, nuestros temperamentos e incluso nuestra ideología política, de izquierdas o derechas. Pero los factores genéticos son importantes en relación con la delincuencia, al igual que lo son con todas las cuestiones humanas.

Resulta significativo finalizar con estas anotaciones de Lykken, que conecta con el pensamiento de que la falta de socialización no es la única causa de la delincuencia, aunque sea quizás la causa más importante para que los delitos se produzcan.

Está claro que con una correcta socialización se disminuyen las posibilidades de que una persona se haga delincuente, pero no se deben negar que se pueden dar muchas circunstancias en la vida de una persona que pueden hacer que hasta el más socializado delinca en un momento dado.

Un ejemplo interesante es el de “los delincuentes de cuello blanco”, que pueden estar perfectamente socializados en unos aspectos, pero no en lo que se refiere a los delitos vinculados al lucro ilícito. Otro ejemplo sería el de un dictador que es en su casa un padre de familia perfecto, pero no pestañea ni un momento cuando tiene que eliminar a miles de personas.

El dibujo que acompaña esta pieza es de Voodoodle.