Un tropiezo para volver a levantarseOposiciones Saga

Un tropiezo para volver a levantarse

Carta abierta a ti, que acabas de caer y no encuentras respuestas a tus preguntas.

NO APTO, dos palabras con un significado desgarrador. Palabras que generan impotencia, decepción, tristeza, desánimo y un sinfín de adjetivos nefastos que no tendrían cabida por su extensión en ningún diccionario.

Es el momento de los que no confían en ti, de los que te decían “Tú no vales”, de los que creen que pierdes el tiempo por estudiar y no trabajar, por apostar todo a lo que más te gusta, ahora es su tiempo. Llegan las dudas, las preguntas que nos hacemos en soledad y para las que no encontramos respuestas, preguntas como “¿y ahora qué hago?” ¿y si realmente no valgo para esto? ¿Y si vuelvo a suspender? E incluso razonamientos como “quizás los demás tengan razón, jamás lo conseguiré…”.

Ves como tus compañeros de oposición han aprobado a la primera y sin casi esfuerzo, otros lo hicieron tiempo atrás, y tú… tú no.

Incluso tu familia, familia que se presupone que está para apoyarte, ven en ti otra decepción. La ignorancia les impide ver que en esta oposición no vale solo con estudiar o con prepararse unas pruebas físicas y no pueden entender el porqué del no apto. Y… como no, muchos de los que dicen apoyarte hacen todo lo contrario mostrando hacia ti una actitud de pena.

Por todo ello, necesitamos un día en soledad encerrado con uno mismo, un día de verdadero luto, tenemos que desahogarnos, sacar toda esa rabia de dentro y como no, llorar, sí, llorar de rabia e impotencia… pero llorar.

Al día siguiente te levantarás y volverás a luchar por ello, ya no vale echar la culpa a los demás, deja de pensar que todo gira en tu contra, olvídate de la mala suerte.

Nos creemos que las cosas se persiguen con poco esfuerzo y ocurren de manera rápida como si fuera una película cuyo final feliz se atisba desde su inicio. Pues no, eso no es la realidad.

Los objetivos y las metas requieren paciencia, constancia y, sobre todo, mucha ilusión.

No va a ser fácil, nadie te va a apoyar, la gente que te rodea cada día confía menos en tus posibilidades. Eso debe de generar más fuerza en ti.
Lucha todos los días como si fuera el último. Repítete una y otra vez que lo vas a conseguir. Nadie podrá con tu ilusión porque esta vez no vas a dejar absolutamente nada al azar, vas a ser imparable.

Así que déjate ya de lamentar y de buscar culpables, vete a por ello, trabaja duro, muy duro, porque lo vas a conseguir y entonces, cuando lo consigas, es el momento de gritar al oído a cada una de esas personas que se reían de ti y no confiaban, que lo has conseguido, porque… ¡lo vas a conseguir!

Cuando realmente consigas autoconvencerte e interiorices esos pensamientos, entonces… entonces serás imparable, nadie podrá contigo, te dará igual lo que piensen de ti los demás, vencerás esos baches emocionales por los que pasamos todos los opositores, convirtiéndote en una auténtica fortaleza indestructible.

Con esta actitud, conseguirás el equilibrio emocional idóneo para superar ya no ésta oposición, sino para afrontar los próximos retos que te esperan en nuestra institución, la Policía Nacional.

Llegará tu merecido apto. Ahora sí que confiarán en ti… ahora sí. Serás el punto de referencia para muchas de aquellas personas que en su día te dejaron de lado, incluso teniendo que escuchar frases como “siempre te he apoyado”, teniendo que tragar saliva envenenada para evitar caer en cualquier tipo de conflicto.

Confío en ti, que me estás leyendo y acabas de ver un NO APTO. Quien escribe esto no es nadie ajeno a la realidad, sino alguien que tuvo que convivir en la verdadera soledad con esas dos palabras durante bastantes años.

Desde este maravilloso proyecto que representan las cuatro letras “SAGA”, quiero hacerte llegar el sentimiento de confianza: confiamos en ti y para ello convertiremos esta confianza en ilusión por conseguir tus metas.

Confío en ti, confiamos en ti.

Y recuerda: “Si vas a tirar la toalla, que sea porque ya secaste la frente para seguir luchando”.

tirar la toalla