XXXIII Promoción de Policía Nacional. I Promoción de Saga - Oposiciones SagaOposiciones Saga

XXXIII Promoción de Policía Nacional. I Promoción de Saga

Llegó la hora de recoger lo cosechado.

La semana pasada salían publicados los resultados de la última prueba del proceso selectivo para el acceso a la Escala Básica de Policía Nacional: la de los test psicotécnicos.

Catorce meses después de la publicación en el BOE de la convocatoria, aquel lejano 22 de abril de 2016, se ha puesto fin a un proceso largo, muy largo… Y duro, muy duro…

Las reglas del juego

Toda oposición, por definición, lleva consigo la dureza, los sinsabores, los altibajos, los disgustos por el compañero que se queda en el camino…

Y todo opositor conoce las reglas del juego y las acepta. No hay más remedio…

Pero ello no quita crudeza al asunto. La lucha contra uno mismo. Los momentos de duda. Los momentos de debilidad. Las fases en las que uno ‘tiene claro’ que cada día domina menos el temario…

Por no hablar de las lesiones inoportunas, los contratiempos laborales, familiares, etc., que condicionan y dificultan la preparación.

Catorce meses dan para mucho…

Por muy claro que tenga uno su objetivo, no hay opositor que no atraviese momentos de incertidumbre, de desconfianza… incluso de tener claro que ‘lo tiene que dejar’.

Pero quien persevera en su empeño, quien sigue apostando por sí mismo y quien invierte mucho tiempo de su vida (de lo mejor de su vida), suele obtener resultados.

Las pruebas eliminatorias

Y fueron llegando las pruebas del proceso selectivo.

Empezando por las pruebas físicas, allá por el mes de septiembre, alguno de nuestros compañeros se fue quedando en el camino. Lesiones inoportunas, auténtica mala suerte en la ejecución de las pruebas (ese resbalón a destiempo, ese tropezón con otro corredor…) o cualquier otra circunstancia, impidieron que algunos, muy preparados, llegaran a cumplir este año con su sueño.

Empatizando con ellos, es un varapalo y así se siente, pero… son las reglas del juego.

Y llegó diciembre, el susto… Anticipación de fechas de examen… ¡Dios mío! ¡Si no me sé nada! Nada hubiera pasado, seguramente, pero la falsa alarma tranquilizó a muchos, que tenían un mes más para repasar…

Con el nuevo año, llegó el examen de teoría y de ortografía… Un examen que dejó insatisfechos a la mayoría de opositores, tanto por el teórico (que no reflejaba, decían muchos, el dominio del temario), como por la ortografía, qué decir de la ortografía… Respecto de ella, se recomienda la lectura del artículo de la semana pasada.

Y volvieron a caer algunos opositores muy preparados, por los que apostábamos cual caballo ganador (y que lo conseguirán, a buen seguro, si perseveran, porque valen…).

Los supervivientes encaraban la tercera prueba en óptimas condiciones, habida cuenta la ratio entre número de plazas y de candidatos.

Pero por el camino quedaba el reconocimiento médico, la ENTREVISTA PERSONAL (esta prueba merece sin duda reflexión aparte) y los psicotécnicos.

Esa eterna tercera prueba que se prolongó en el tiempo casi cinco interminables meses, mientras se desarrollaban todos los reconocimientos médicos y las ulteriores entrevistas, hasta que fueran llamados a la prueba de psicotécnicos, el pasado 17 de junio…

Y esos cinco meses dan para mucho…

Una vez superado ‘el trámite’ del reconocimiento médico viene la temida entrevista.

Los que la tenían al principio, luego debían esperar meses hasta conocer el resultado de la misma. Y se daban todas las vueltas del mundo… No tenía que haber dicho eso… No debí haber reaccionado así… ¿Por qué demonios respondería tal cosa?

Y los que la tenían al final, ya no sabían cómo prepararla, qué hacer hasta ese momento… Oían los comentarios de sus compañeros y se comían las uñas por la intranquilidad…

La última de todas

Y llegó la última prueba. Por fin. Parecía imposible…

Sábado, 17 de junio. El pensamiento único: “no puedo ser uno de los pocos descartados en psicotécnicos”.
Y así fue… ¡¡Todos aprobados!!

Los nuestros

Sirvan estas líneas de homenaje a todos los opositores que, en su momento, apostaron por un proyecto nuevo en el sector de la preparación de oposiciones para policía nacional. Que dejaron estructuras consolidadas, demostrando una confianza sin límites en un equipo con mucho entusiasmo que, eso sí lo sabían, se iba a volcar en su preparación.

Sirva de homenaje a los que han llegado a la meta y a los que muy pronto llegarán.

Sirva de homenaje a una promoción muy especial para el equipo de Saga, que estará siempre en nuestros corazones. Igual que sucedió con la XXXI Promoción de Escala Ejecutiva, que nos llenó de orgullo y de alegría en su momento, ahora, esta XXXIII Promoción de Escala Básica siempre será la I Promoción de Saga.

Han sido muchas horas y muchas emociones compartidas. Y eso deja huella…

A todos ellos -A TODOS VOSOTROS- nuestra más sincera enhorabuena y, sobre todo, GRACIAS.