Análisis del último examen de oposiciones a escala básica - Oposiciones SagaOposiciones Saga

Análisis del último examen de oposiciones a escala básica

El pasado día 30 de noviembre estaban convocados los opositores el examen teórico y de ortografía correspondiente al proceso selectivo de ingreso en escala básica, categoría de policía, del Cuerpo Nacional de Policía, conforme a resolución de 30 de mayo de 2019, de la Dirección General de la Policía.
Y una vez más se puso de manifiesto que esta constituye el escollo principal de la oposición. De los casi 17 000 opositores convocados, apenas uno de cada cuatro fue capaz de superar la nota de corte establecida para el examen de teoría y de ortografía, fijadas en un 5,0 y en un 6,2, respectivamente.

Tan solo 3764 opositores fueron declarados aptos, por 12 786 no aptos, 213 no presentados y otros 10, con las actuaciones anuladas y fuera, por tanto, del proceso.
Analicemos por separado cada una de las partes de que constó la doble prueba marcada para dicha fecha.

Ortografía

Una vez más, la prueba de ortografía está copando los titulares.

En este caso, la elevación de la nota de corte por encima del 5 ha suscitado cierta polémica, pretendiéndose incluso recurrir dicha decisión, por parte de algunos colectivos de opositores. Sin embargo, la parca redacción de las bases de la convocatoria al respecto no da lugar a demasiadas expectativas en este sentido.

Así, el punto 6.1.2 b) de las bases establece lo siguiente: “…contestación por escrito a un cuestionario para evaluar la capacidad ortográfica del opositor. Para su calificación se utilizará la fórmula de corrección aplicada a la prueba de conocimientos. La calificación será de “apto” o “no apto”.

No parece que, con tal redacción, tenga la administración la obligación de ceñirse al 5 sobre 10, máxime cuando para el examen de conocimientos se exige, literalmente, obtener “…al menos 50 puntos…”.

En cuanto al examen de ortografía en sí, cabe extraer las conclusiones siguientes:

  • La dificultad no fue elevada.
  • No aparecieron palabras con o sin cursiva, ni formas verbales, como en anteriores ocasiones.
  • Se utilizaron numerosos vocablos de los recientemente incorporados por la RAE para la futura versión del Diccionario de la lengua española.
  • No se recurrió a vocablos rebuscados, ni tampoco a voces de uso exclusivo en países de habla española.

En suma, guste más o menos, un ejercicio más adecuado a la finalidad que persigue.

Examen teórico

En cuanto al tipo test, nos ha parecido un examen de un nivel similar al presentado en anteriores ocasiones. Se podría decir que era un examen para medir adecuadamente el grado de preparación del opositor, puesto que se ceñía razonablemente a los contenidos delimitados en el anexo de la convocatoria.

Sin embargo, lo que sí ha variado respecto de anteriores promociones ha sido el reparto de las preguntas entre áreas del temario, reduciéndose exponencialmente el número de preguntas dedicadas al área jurídica, que siempre superaba, holgadamente, la mitad de las mismas.

Reparto de las preguntas por bloques

En este caso, el área jurídica solo ha copado 43 de las 100 preguntas, ‘llevándose’ el área de sociología 23 y las ciencias técnico-científicas las restantes 34.

Análisis por temas

Como datos más llamativos, cabe destacar que ha habido temas sobre los que no ha recaído ninguna pregunta: así, en el área jurídica, los temas de infraestructuras críticas y de prevención de riesgos laborales; así como, en el área de ciencias técnico-científicas, el tema de prevención de riesgos laborales en la seguridad vial.

Por el contrario, los temas más tratados han sido los siguientes:

  • Con 5 preguntas, el tema 23 (Principios éticos de la sociedad actual)
  • Con 4 preguntas, los temas 7 (Ministerio del Interior), 11 (Documentación de los extranjeros), 12 (Protección internacional), 20 (Derechos Humanos), 32 (Redes informáticas), 33 (Delitos informáticos), 34 (Nuevas tecnologías para la investigación del medio ambiente), 35 (Armas) y 40 (Contabilidad).
  • Con 3 preguntas, entre otros, el segundo sobre la Constitución, el de la U. E., el primero de extranjería, el de seguridad privada, el de penal y el de procesal, dentro del área jurídica; el de la globalización; así como los dos primeros de informática y la seguridad en los vehículos prioritarios.

Por bloques de temas:

En resumen, una mayor y preeminente presencia del área de las ciencias técnico-científicas que rompe una tendencia y una tradición: esta vez, estudiando solo el área jurídica, no te daba para obtener el apto.