Así son las cosas - Oposiciones SagaOposiciones Saga

Así son las cosas

derrota

Así son las cosas. De nuevo examen de conocimientos y ortografía de acceso a la escala básica de la Policía Nacional.

Podría comenzar hablando de porcentajes de aprobados y alardear de ello pero no es el estilo del equipo de Saga, solo hablamos de personas.

Ni siquiera mencionaremos el número de preguntas que tenía nuestro temario ni las vistas y trabajadas en clase.

No, de eso no quiero hablar, porque eso ya lo sabéis todos vosotros, porque, así son las cosas.

Ni de supuestas notas de corte en ortografía, no.

Tampoco quiero transmitir ninguna alegría desmesurada a los que habéis pasado esta prueba porque todavía no se ha alcanzado nada y tenemos que seguir trabajando en la misma línea.

Me he tomado la libertad de dirigirme a vosotros/as con las que compartimos tantos momentos en las aulas, en los pasillos de Saga, en llamadas telefónicas e incluso compartiendo nervios minutos antes de entrar a las aulas de la universidad y con el permiso de todo el equipo.

Esto va dirigido a ti, que no hemos superado esta fase de la prueba. Sí, “no hemos superado” lo digo en plural porque tú no lo lograste y yo no he conseguido ayudarte en alcanzar tu sueño y aunque este año fueron muchas las alegrías, con que uno de vosotros caiga yo caigo contigo.

Así son las cosas. No es un camino fácil.

Permíteme que te diga que solo se llora un día y ya está. Mañana volvemos otra vez, convierte esa rabia en fuerzas y dale ahora más duro todavía. Si eres capaz de hacer eso entonces sabrás que realmente quieres lograr tu sueño.

Fuera las lamentaciones y desesperaciones. Como vulgarmente decimos: “échale hue….” o “échale ova….” y sobre todo “si vas a tirar la toalla que sea porque ya te secaste la frente para seguir luchando”.

Así son las cosas

No son frases hechas, son realidades que personalmente he vivido. Sé lo que es suspender después de tanto esfuerzo. Sé lo que es tener un mal día. Sé lo que es ver como otros compañeros aprueban y tú te quedas en el camino. Señores/as, así son las cosas.

Pero también sé lo que es sufrir, levantarme después de cada fracaso, darle más duro cuando nadie confía en ti o cuando tienes ganas de ser invisible para que nadie te vea, pero… ¿sabéis una cosa? Nada ni nadie puede ponerse en mi camino hasta alcanzar mi sueño. ¡NADA!.

¿Y tú? ¿Vas a renunciar a tu sueño? ¡Vamos! Levántate mañana, no pasado, mañana. Vuelve a la carga, demuestra a todos los que no confían en ti que puedes hacerlo. Ahí estaremos todos los que formamos Saga para apoyaros y en lo que a mi persona afecta en mantener la intensidad para evitar que caigáis en la rutina porque… así son las cosas.

¿A qué estás esperando?

¡¡¡Vamos!!!