Etiología de la violencia de género - Oposiciones SagaOposiciones Saga

Etiología de la violencia de género

violencia de genero

La violencia puede ser estudiada desde varios enfoques, ya sea desde una perspectiva biológica (ej.: anormalidades en el metabolismo de la serotonina que pueda predisponer a la agresión), desde la perspectiva psicológica (ej: aquellos que tienen antecedentes de que han sido maltratados o dependientes al alcohol); desde la perspectiva psiquiátrica (ej: trastornos de personalidad); desde la perspectiva del contexto específico (ej.: dependen de los ambientes y variantes de estresores que hay en ellos) o desde la perspectiva social (ej.: transmisión intergeneracional de la violencia)

Como decía anteriormente no se puede decir que haya una única causa que propicie la violencia doméstica, pero sí podemos hablar, según se aprecia en el informe elaborado por la Federación de Mujeres Progresistas, dos factores que pueden considerarse de riesgo para que aparezca la violencia de género. Estos son:

  • Desigualdad económica: Aquí podemos encontrar diferencia en el maltrato proporcionado a largo tiempo. Así, podemos decir que las mujeres que son económicamente independientes tienen menos posibilidades de ser maltratadas durante períodos prolongados, precisamente por la posibilidad de independizarse con “relativa” facilidad.
  • Reparto de papeles y de funciones dentro de la familia, donde nos podemos encontrar los tradicionales papeles asignados a la mujer, esos roles que se mantienen en el tiempo y hacen ver a la misma como una persona subordinada.

Al revisar las causas de la violencia, también se hace importante identificar qué tipo de efectos tiene dicho fenómeno, entre los que se encuentran: la disfunción de la familia, el distanciamiento de sus miembros y las mutaciones en su comportamiento o actitudes mentales.
Para conocer cómo se desarrolla generalmente la violencia vamos a hablar de los ‘ciclos de la violencia’.
Muchas víctimas experimentan un ciclo de abusos en tres fases.

  • En la fase uno, la tensión se desarrolla en la relación. Existe una negación de una violencia inminente.
  • En fase dos de la violencia, ocurre que el abusador niega su responsabilidad.
  • En la fase tres, frecuentemente llamada “fase de la luna de miel”, el abusador niega la severidad de los abusos y promete que no ocurrirá nuevamente.

Este ciclo es repetido una y otra vez. Es importante también saber que, para algunas víctimas, la violencia no sigue esta norma.

Cuando una pareja está empezando su relación es muy difícil que aparezca la violencia. Cada miembro de la pareja muestra su mejor faceta. La posibilidad de que la pareja termine es muy alta si ocurriera algún episodio de violencia.

La dinámica de la violencia intrafamiliar existe como un ciclo que pasa por tres fases, las que difieren en duración según los casos. Es importante aclarar que el agresor no se detiene por sí solo. Si la pareja permanece junto a él, el ciclo va a comenzar una y otra vez, cada vez con más violencia.

FASE 1. ACUMULACIÓN DE TENSION

  • A medida que la relación continúa, se incrementa la demanda así como el estrés.
  • Hay un incremento del comportamiento agresivo, más habitualmente hacia objetos que hacia la pareja. Por ejemplo, dar portazos, arrojar objetos, romper cosas.
  • El comportamiento violento es reforzado por el alivio de la tensión luego de la violencia.

La violencia se mueve desde las cosas hacia la pareja y puede haber un aumento del abuso verbal y del abuso físico.

  • La pareja intenta modificar su comportamiento a fin de evitar la violencia. Por ejemplo: mantener la casa cada vez más limpia, a los hijos más silenciosos, etc.
  • El abuso físico y verbal continúa.
  • La mujer comienza a sentirse responsable por el abuso.
  • El violento se pone obsesivamente celoso y trata de controlar todo lo que puede: el tiempo y comportamiento de la mujer (cómo se viste, adónde va, con quién está, etc.)
  • El violento trata de aislar a la víctima de su familia y amistades. Puede decirle, por ejemplo, que si se aman no necesitan a nadie más, o que los de fuera son de palo, o que le llenan la cabeza de malas ideas, o que están locos etc.

Esta fase difiere según los casos. La duración puede ser de semanas, días, meses o años. Se va acortando con el transcurrir del tiempo.

FASE 2. EPISODIO AGUDO DE VIOLENCIA

  • Golpear y cómo lo va a hacer.
  • Como resultado del episodio, la tensión y el estrés desaparecen en el abusador. Si hay intervención policial, él se muestra calmado y relajado, en tanto que la mujer aparece confundida e histérica debido a la violencia padecida. Aparece la necesidad de descargar las tensiones acumuladas.
  • El abusador hace una elección acerca de su violencia. Decide tiempo y lugar para el episodio, hace una elección consciente sobre qué parte del cuerpo golpear.

FASE 3. ETAPA DE CALMA, ARREPENTIMIENTO O LUNA DE MIEL

  • Se caracteriza por un período de calma, no violento y de muestras de amor y cariño.
  • En esta fase, puede suceder que el golpeador tome a su cargo una parte de la responsabilidad por el episodio agudo, dándole a la pareja la esperanza de algún cambio en la situación a futuro. Actúan como si nada hubiera sucedido, prometen buscar ayuda, prometen no volver a hacerlo, etc.
  • Si no hay intervención y la relación continúa, hay una gran posibilidad de que la violencia haga una escalada y su severidad aumente.
  • A menos que el golpeador reciba ayuda para aprender métodos apropiados para manejar su estrés, esta etapa sólo durará un tiempo y se volverá a comenzar el ciclo, que se retroalimenta a sí mismo.
  • Luego de un tiempo se vuelva a la primera fase y todo comienza otra vez.