La prueba de los psicotécnicos en la oposición a Policía Nacional - Oposiciones SagaOposiciones Saga

La prueba de los psicotécnicos en la oposición a Policía Nacional

Psicotecnico Saga

Un año más, por estas fechas, celebramos junto con ‘nuestros’ opositores la consecución del ansiado logro: su apto definitivo. Tanto los futuros inspectores como los próximos policías alumnos van a pasar el mejor verano de sus vidas, con las miras puestas en Ávila y en su cercano ingreso en la Escuela Nacional de Policía.

Sin embargo, este año, la larga espera no ha dado un respiro a unos ni a otros, manteniendo la incertidumbre hasta el mismo momento de la publicación de las notas. Hasta que no se ha visto el apto en la página web oficial de Policía, no se ha respirado a gusto.

¿De dónde venimos?

Hace un par de años, escribíamos en este mismo foro un artículo en el que reflexionábamos acerca de la dureza de la prueba de los psicotécnicos. Para el que quiera recuperar ese artículo.

En resumen, lo que veníamos a decir por entonces era que la residual trascendencia de la prueba, así como las livianas notas de corte que se marcaban una y otra vez en los distintos procesos selectivos en esta última prueba de psicotécnicos, hacía que, con muy poco, se salvara el trámite, bastando apenas con no cometer errores de bulto durante la realización del examen.

Algo ha cambiado

Sin embargo, en las dos últimas convocatorias de los procesos de acceso libre, se ha podido observar un cambio bastante significativo. O, por mejor decir, se pueden destacar distintos factores novedosos que han modificado el paisaje de la oposición.

En primer lugar, las cribas experimentadas en las pruebas precedentes no han sido tan significativas como en anteriores convocatorias. Esta afirmación ha de ser tomada con cautela, puesto que la tendencia no se ha mantenido en la última prueba celebrada: la de básica de la convocatoria de este último año, los que se examinaron el pasado 18 de mayo.

Y es que, proporcionalmente, distaba mucho la ratio de opositores supervivientes y plazas convocadas en las oposiciones a escala ejecutiva y a escala básica. Si en la primera, este año, rompiendo moldes pasados, sobraban más del 10 por ciento de los opositores concurrentes a la prueba de psicotécnicos; en la segunda, para policía, sobraban en torno al 3 por ciento de ellos.

Es decir, en ejecutiva, a diferencia de convocatorias pasadas, este último año sobrevivieron más opositores de lo habitual, llegando a la prueba de psicotécnicos con la necesidad de hacer una última criba ‘sangrienta’; mientras que en la de básica el número de excedentes era considerablemente inferior, desde un punto de vista proporcional.

No obstante, a pesar de esa diferencia porcentual, entrando de lleno en el segundo de los factores de cambio de los que hablábamos anteriormente, en la oposición a la escala básica se observa en los dos últimos años un notable incremento del nivel medio de preparación del opositor para tan específica prueba.

Si años atrás te encontrabas con opositores que ‘no habían hecho un psicotécnico’ en su vida, esa circunstancia ya no se da, ni siquiera excepcionalmente. Ahora, avisados del peligro, todos y cada uno de los opositores, con o sin academia (o academias, en plural) de preparación a sus espaldas, llegan con los deberes hechos. El mundo global y la accesibilidad de Internet a todos los rincones permite que el que menos, haya tenido oportunidad de hacer infinidad de ejercicios, para no llegar absolutamente inerme…

Prueba de ello es el aumento de las dos últimas notas de corte en psicotécnicos en la misma escala básica. Un 7,3 en la promoción XXXIV y un 6,37 en la XXXV empiezan a marcar tendencia. Ello significa que, aun sobrando pocos, algo objetivo a la vista de la proporción comentada, no se regala el apto. Ya no basta, tenedlo por seguro, con ‘no meter la pata’. Ya se necesita puntuar lo máximo posible en cada ejercicio para no tener problemas.

Conclusión

Y si ello es así, si no se regala el apto y no basta con ‘cumplir’, ello solo conduce a la idea, tan manida como cierta, de que la oposición a Policía Nacional, en cualquiera de sus procesos, es una oposición multidisciplinar, que requiere de preparación en todas y cada una de sus pruebas, no pudiendo dejar al azar ninguna y debiendo preparar desde la primera hasta la última.

No en vano, en Saga, para la oposición a Escala Básica, hemos tenido más de 40 clases, de 3 horas de duración cada una, para preparar concienzudamente los psicotécnicos.